Banner web

Hada

Gente mágica y feérica, gamberras infantiles, cuidadoras encantadas de la naturaleza.

Rasgos raciales
  • Altura: 0' 6" - 1' 0''
  • Peso: 1-4 lb.
  • Puntuaciones de característica: +2 a Carisma, a elegir entre +2 a Destreza o +2 a Inteligencia
  • Tamaño: Menudo
  • Velocidad: 4 casillas
  • Visión: en la penumbra
  • Idiomas: común, élfico
  • Bonificadores de habilidad: +2 a Naturaleza, +2 a Sigilo
  • Origen feérico: Tus antepasados eran nativos de las tierras Salvajes de las hadas, por lo que se te considera una criatura feérica en lo que respecta a los efectos que dependen del origen de la criatura.
  • Habla de las bestias: Puedes comunicarte con bestias naturales y feéricas.
  • Guerrero minúsculo: Tienes un alcance de 1, en vez del alcance 0 que suelen tener las criaturas menudas. También sufres un penalizador -5 a las pruebas de Fuerza para romper o abrir objetos. Cuando blandas un arma de tu tamaño, sigues las mismas reglas que siguen las criaturas pequeñas.
  • Magia de hada: Recibes los poderes raciales Polvo de hada y Encoger.
  • Poderes de utilidad: desde el nivel 2, siempre que ganes algún poder de utilidad de tu clase, puedes escoger no obtenerlo y elegir un poder de utilidad de hada en su lugar.

Una raza encantada nacida de pura magia feérica, las hadas son las diminutas gentes de las tierras salvajes de las Hadas. Bajo la tutela del Consejo de las Estrellas, grabaron los patrones de escarcha en las pozas invernales y cultivaron los capullos en primavera. Hicieron que las flores creciesen y brillasen con rocío veraniego, y colorearon las hojas con los tonos ardientes del otoño. Algunos creen que las hadas robaron el secreto de la miel del cáliz de hidromiel de la Reina del verano, para vendérselo a las abejas. Se dice que enseñaro a los pájaros a volar y a cantar. Estos duendecillos infantiles tienen afición a las travesuras, y no habrá juego que un hada no juegue, deporte que no practique, o fiesta que se olvide.

Érase una vez, en el amanecer verde y dorado del mundo, la Reina del Verano dio a luz a un bello infante. Nadie conocía quien de las archihadas era el padre del infante, y la Reina del Verano se negó a contarlo. Todas las poderosas archihadas del Consejo de las Estrellas se reunieron en torno a ella para conceder sus dones en la nueva realiza feérica, pues cada uno de ellos creían que el hijo era suyo.

El primer don vino de la madre del bebé, el don del capricho para que, como los cálidos vientos de verano, ella pudiese caminar por donde quisiese.

"Pero el capricho necesita un camino y una dirección, para que no le lleve a la destrucción de las tormentas.", dijo el Señor del mar, que creía que el bebe era suyo. "Como los ríos jóvenes juegan en la tierra antes de madurar en el grande y extenso mar, así el niño deberá jugar." Y le concedió el don del juego al niño feérico.

Entonces Oran, el Señor Verde, que también creía que el bebé era suyo, dijo, "Al igual que las aguas frívolas, el juego puede salirse de sus límites y arruinar la labor de otros. Así que le doy a este niño el don de la atención. Como las jóvenes semillas son cuidadas en la tierra que bordea los ríos y los mares, así deberá cuidar el niño las cosas verdes y vivas."

El Príncipe de la Escarcha, que sabía que el bebé era su hermana, sólo se mofó del resto de las archihadas. "Por su silencio, la Reina del Verano nos tiene cumpliendo su voluntad por el bien de un niño del que nunca conoceremos su procedencia", el hijo, "pues la risa es mi don para el niño. La risa es el hálito del viento del norte, que eleva el espíritu en la cara de aquellos que intenten controlarlo, atarlo o canalizarlo."

Así que el bebé fue bendecido con los cuatro dones que el Consejo de las Estrellas le confirió: capricho, juego, atención y risa. Pero después de que los demás se hubiesen marchado, el verdadero padre del niño apareció en secreto detrás de su cuna de gasa. Y entonces, Corellon, señor de la magia arcana, bendijo a su hija con el don de las maravillas, que es la forma más pura de magia, para que sus descendientes conservasen por siempre su espíritu infantil.

Las leyendas del reino mortal cuenta que porque las tierras Salvajes de las hadas son un reflejo brillante del mundo, las hadas son un reflejo de la humanidad. Como los bardos cuentan, cuando un niño humano nace, un hada también empieza su existencia. Las personalidad de las dos razas son indistinguibles durante los primeros años de su vida. Sin embargo, los adolescentes humanos se deshacen de sus maneras infantiles, mientras que las hadas las mantienen para siempres. Algunas veces las hadas sienten compasión por los mortales que conservan un poco de la inocencia de su juventud. Suelen vigilar a estos humanos, ayudando a sus reflejos "fallidos" con magia cuando caen en malas circunstancias.

En el mundo, las hadas fueron tan comunes como lo eran en las tierras Salvajes. Sin embargo, durante los años que los mortales dominaron, disminuyeron su número y cayeron en declive. Mientras las civilizaciones humanoides florecían, invadieron las tierras natales de las hadas, exiliando a la gente feérica a las tierras Salvajes de las hadas y a la oscuridad desconocida detrás de la civilización.

Juega con un hada si quieres...

  • Ser un héroe de tamaño minúsculo y aprovecharte de ello.
  • Poseer poderes mágicos y alimentarte de la ilusion de los mortales.
  • Ser miembro de una raza que prefiere las clases bardo, explorador, mago y pícaro.

Características físicas

Midiendo poco más de un pie, las hadas parecen diminutos eladrines con alas de seda. Estas alas brotan de su espalda como las de una libélula o una mariposa, pero son más grandes y bellas. Las alas de hada tienen tantos o más colores que formas para soñar. A pesar de su casi insustancial forma, son tan brillantes como un amanecer y luminosas como la luna llena.

Las hadas pocas veces se muestran a los espectadores a no ser que ellas deseen ser vistas, y otras personas que han logrado encontrar un hada se quedan impresionadas al primer vistazo de esos pequeño seres. Cuando las hadas vuelan, un pequeño rastro de polvo brillante sigue su trayectoria como la resplandeciente cola de una esrella fugaz. Se dice que el polvo de hada está compuesto de los sueños del bosque viviente, el oro de los más brillantes rayos de sol, y la luz de estrellas enviada sobre los amantes. Cuando tales elementos se combinan en uno, elevan el alma y otorgan la habilidad para volar.

Los ojos de las hadas poseen tantos colores diferentes como sus alas. Cuando las hadas interactúan con los mortales en el mundo, sus ojos parecen tener pupilas. Sin embargo, en el estado natural de un ojo de hada es un único orbe brillante como el de los eladrines.

Las hadas llevan ligeras, y efímeras ropas que les dan maniobrabilidad mientras vuelan. Las hadas nobles se arreglan a sí mismas como príncipes o princesas de lo feérico, llevando fluídos vestidos y jubones de seda de araña u oruga que brillan como la luz de la luna en un estanque. Las hadas savajes se visten con bellotas, hojas y cortezas, y las pieles de bestias del bosque. Las hadas prefieren sus armadurs fabricadas con bellotas, quitinas de insecto, cuero, las escamas de reptiles, cortezas duras, o fina malla de mithril. Casi nunca llevan armaduras pesadas.

Las hadas viven tanto como los eladrines. En las tierras Salvajes de las hadas, la raza mide el tiempo en siglos, y las hadas son efectivamente inmortales a no ser que sean asesinadas. Sin embargo, las leyendas cuentan que algunas hadas están tan unidas a sus reflejos humanos en el mundo mortal que fallecen cuando ese humano muere.


Cómo jugar con un Hada

Actitudes y creencias

De acuerdo con los antiguos cuentos de las razas mortales, las hadas son tan encantadoras como el verdadero deseo del corazón y tan peligrosas como el beso del destino. Dueñas de deseos simples, las hadas se divierten en la luz del sol, cantan en la lluvia, y bailan bajo la luna y las estrellas. Infantiles por la eternidad, encuentran la alegría en nuevas experiencias y juegos, y el aburrimiento es un adversario constante.

Las hadas se emocionan con la aleatoriedad y la emoción. La rutina banal, común y cotidiana de la vida que los humanoides mortales deben soportar es un anatema para las longevas hadas. Su inquietud da lugar a los trucos y bromas por los que las hadas son más conocidas. Cuando las hadas encantan a los mortales para enamorarse de bestias horribles o con sus enemigos más odiados, lo hacen nada más que para su propia diversión.

Esta magia es un don que permite a un mortal embrujado a romper con la ordinaria rutina de su vida. A pesar de su amor por el caos, las hadas sirven de manera obediente al Consejo de las Estrellas y obedecen las órdenes de sus íderes. Se dividen a sí mismas en órdenes que reverencian a sus propios gobernantes. Algunas sirven a la Reina del Verano, otras al Príncipe de la Escarcha. En el mundo y en lugares profundos de las tierras Salvajes de las hadas, se pueden encontrar hadas salvajes que no sirven ningún maestro. Estas peligrosas hadas ven a los miembros de otras razas como intrusos en sus reinos, y es conocido que los torturan y asesinan por deporte. Incluso las benevolentes hadas que sirven al Consejo de las Estrellas ueden ser peligrosas. Los mortales que vagan dentro de un anillo de hadas durante un baile feérico pueden cruzar el umbral hasta las tierras Salvajes de las hadas sin aviso, quedándose atrapados durante años.

Como otros seres feéricos, las hadas no suelen considerar como iguales a los humanoides de cortas vidas, viviendo sólo el momento. Sin embargo, creen que incluso los más torpes mortales tienen el potencial para experimentar la libertad y las maravillas que todas las hadas conocen.

Roleando un hada

Cuando crees un hada aventurera, aquí tienes ciertos puntos a tener en cuenta.

  • Una perspectiva infantil. Las hadas ven el mundo como lo hace un niño. Se concentran en el presente, preocupándose muy poco del pasado o del futuro. Esto no quiere decir que un hada no se entristezca por la muerte de un amigo cercano, o que las hadas son incapaces de sentir emociones reales. Las hadas simplemente no se preocupan demasiado por tales problemas, comprometiéndose por completo al presente y las experiencias que tiene para ofrecer. Das toda tu atención e interés en la tarea que tienes a mano, pero no se te puede pedir que reflexiones sobre los acontecimientos de ayer o de mañana. Por esta razón, ciertas criaturas te ven frívola y caprichosa, aunque otros te vean como mística y sabia, libre de los problemas y siempre viviendo al máximo tu potencial.
  • Dueña de sus cosas, protectora de sus amigos. A pesar de que aborrecen la civilización típica, las hadas tienen un fuerte sentido de la propiedad. No guardas muchas posesiones, pero aquellas que tienes - un caso hecho con un cráneo de ave, una capa de alas de murciélago, una cinta fina o una campana de plata- son tus tesoros. Ningún hada permitirá que otra criatura toque tales posesiones sin permiso. De la misma manera, las hadas ven a sus amigos como reliquias. Cualquiera que amenace con dañar a tus compañeros, despertará tu ira y es probable que sufra por ello.
  • Más valiente, más audaz y más feroz de lo que aparentas. Aunque las hadas son diminutas en estatuta, exhiben una valentía que supera su altura. Cuando las hadas toman las armas, pelean con singular ferocidad. En sus atuendos brillantes de cuero, escamas o caparazones de insecto. se asemejan a versiones en miniatura de baluartes eladrines de la antiguedad.

Características: Valientes, encantadoras, infantiles, enérgicas, fuertes, mágicas, traviesas, extrovertidas, juguetonas, posesivas, sigilosas, vigilantes.

Nombres de varón: Bellota, Cebaíz, Brezospina, Ciervospina, Perrodera, Espina, Henomilla, Mavellano, Escarcha, Juniper, Saviarce, Tordo, Ortiga, Piña, Gavilán, Cardabajo.

Nombres de mujer: Floranzana, Campazul, Telaraña, Malgodón, Rocío, Corazón, Holly, Jacinto, Ivy, Alondra, Lisflor, Muérdago, Polilla, Mosaza, Florisante, Sauce.




Traducción de las páginas 28 a 33 del libro Heroes of the Feywild por Maverick Highwind.

Facebook Twitter Google+

Licencia Creative Commons Wizards of the Coast - Dungeons and Dragons ¡CSS Válido!

Ad Infinitum por Maverick Highwind se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://ad-infinitum.es.

Esta una base de datos sobre Dungeons & Dragons 4.0 está construída con el único propósito de informar y bajo ningún concepto genera algún tipo de ingreso monetario.
Dungeons & Dragons 4.0 pertenece a Wizards of the Coast LLC.